Dia de los abuelos

Ahora más que nunca, por nuestros abuelos

Hoy, 26 de julio, es el Día de los Abuelos. Un día dedicado a ellos por su apoyo incondicional a los padres trabajadores, por su amor a los nietos, por su sonrisa de oreja a oreja cada vez que nos ven entrar por la puerta o por sus super bocadillos para la merienda por “si nos quedamos con hambre”.

Pero lo cierto es que todos los días deberíamos de celebrar el Día de los Abuelos. Ellos están en todos nuestros recuerdos, fiestas, comidas o vacaciones. Son los reyes de los “mega bocadillos” del desayuno, de las ricas comidas al mediodía o de las dulces meriendas de las tardes.

Son los que provocan el alegre grito de “¡abuelo o abuela!” de los niños a la salida del colegio, los que compran 3 kilos de pan para la comida y nos dan un trocito de camino a casa.

Los abuelos son los únicos capaces de hacernos reír o llorar con sus historias y batalleos, de sacarnos una sonrisa en los días más tristes, e incluso de hacernos pensar en el buen camino de nuestras decisiones.

Los abuelos son los que siempre tienen preparado el aguinaldo para sus nietos en cualquier época del año y los tápers de comida del día siguiente para los padres.

Su experiencia ilumina los misterios de la vida, tienen remedios y potingues curativos para todo, y la habilidad de sacar de la nada una receta para 10 personas o de arreglar unos pantalones o una ventana en 5 minutos.

Nuestros abuelos son demasiado grandes para dedicarles un solo día porque gracias a ellos somos lo que somos hoy. ¡Feliz día ahora y siempre!

Dedicado a todos los abuelos del mundo y, en especial, a nuestro abuelo Polvillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *